Se debatió un proyecto para la construcción de un centro de día para menores con TEA/Asperger

0
31

Planteos de ONG y ciudadanos para apuntalar la detección y el diagnóstico temprano.

Se llevó a cabo hoy, lunes 26 de febrero, una Jornada de Trabajo “a efectos de intercambiar criterios referentes a la necesidad de un centro de día municipal destinado a menores con TEA/Asperger, que no cuenten con cobertura médica”.

La jornada, desarrollada en el recinto de sesiones, fue encabezada por el concejal Ariel Ciano (1País), que presentó la propuesta en el Honorable Concejo Deliberante. Estuvieron presentes, entre otros, la concejal Mercedes Morro (1País) y Marcelo Fernández (AM); el defensor del Pueblo, Fernando Rizzi; el secretario de Salud, Gustavo Blanco; el subsecretario de Salud, Pablo De la Colina; y el director de la Escuela Superior de Medicina de la UNMdP, Adrián Alasino.

Participaron, además, profesionales especializados en TEA/Asperger, a docentes de integración, a padres de chicos con TEA/Asperger e interesados en el tema.

            En primer término, Ciano dio la bienvenida destacando: “Buenos días. Convocamos a esta Jornada de Trabajo porque la idea es que el proyecto de ordenanza que presentamos sea debatido por los especialistas y familiares, y que entre todos podamos a llegar a la mejor conclusión, incluyendo otras convocatorias y las discusiones en el ámbito de las comisiones internas del Concejo Deliberante. Como es un proyecto de todos, y no de un sector en particular, han sido convocadas las autoridades de la Secretaría de Salud. Es fundamental escuchar a los principales interesados, que es la parte de la comunidad que mayor conocimiento puede llegar a tener sobre el tema a debatir. Y agradezco al Dr. Blanco, siempre dispuesto en todo proyecto que estamos presentando vinculado a la salud de General Pueyrredon para hacer aportes, para entender que la salud pública está más allá de cualquier coyuntura. Nosotros creemos que este Centro de Día es necesario. Estas cuestiones requieren una respuesta diferente desde el Estado, más allá de la coyuntura”.

            Luego, Blanco agregó: “Muchas gracias. Estamos acompañando este proyecto, que nos parece fundamental. Estamos dispuestos para escuchar a los familiares, que son los que tienen inconvenientes en el día a día. También estamos para escuchar a los profesionales. La Secretaría tiene las puertas abiertas para escuchar y para aprender. Estamos hablando de que el síndrome suele ser poco reconocido por los profesionales, lo que dificulta el diagnóstico. A muchas personas se les pasa gran parte de la vida sin un tratamiento adecuado. Hay que reforzar el nivel de educación, porque muchas veces la detección se da en ámbitos familiares o en la escolarización. El hecho de lograr una ordenanza nos puede llevar a trabajar de otra manera”.

            De la colina dijo: “Coincido en la complejidad de este síndrome. Se requiere la atención de un equipo multidisciplinario, lo que hace complejo el abordaje. La Municipalidad tiene para ofrecer una serie de herramientas, pero es fundamental el diagnóstico precoz, con tratamiento por lo menos desde el año. Hay dispositivos en centros de salud”.

            Alasino, finalmente, expresó: “Buenos días, muchísimas gracias por la invitación. Para la Universidad es muy importante vincularse con la comunidad, no existe manera de trabajar aislado. La carrera de Medicina va a contribuir desde su lugar al tratamiento de la atención en la enfermedad y en la prevención, poniendo lo mejor de cada uno. Los médicos históricamente se han formado para el dolor y la cura, pero no para el sufrimiento, que es diferente del dolor. Tenemos que tomar estos impulsos de la sociedad civil con la responsabilidad de los lugares que ocupamos”.

Argumentos de la iniciativa

Mar del Plata no cuenta con un centro de día municipal para menores con autismo. El autismo es un trastorno psicológico que se caracteriza por la intensa concentración de una persona en su propio mundo interior y la progresiva pérdida de contacto con la realidad exterior, afectando el sistema nervioso.

Un tratamiento puede ayudar, pero la enfermedad no tiene cura, puede durar años o toda la vida y requiere de un diagnóstico médico.

La variedad y la gravedad de los síntomas pueden variar mucho. Los síntomas más comunes son la dificultad para comunicarse, la dificultad con las interacciones sociales, los intereses obsesivos y los comportamientos repetitivos.

El diagnóstico temprano y la terapia conductual, educativa y familiar pueden reducir los síntomas y brindar apoyo para el desarrollo y el aprendizaje.

El  uno por ciento de la población mundial padece Trastorno del Espectro Autista, también conocido por sus siglas, TEA.

En Argentina se estima que cerca de 400.000 personas responden a este diagnóstico en el que se incluye a los pacientes con síndrome de Asperger.

Es hora de que la sociedad, los colegios y las instituciones conozcan quienes son, sus diferencias y cómo reconocer a estos hombres, mujeres y niños con los que conviven, en muchos casos, sin tener conciencia de ello.

Los trastornos del espectro autista (TEA) son un grupo de modificaciones del neurodesarrollo que se identifican por alteraciones en la comunicación social y en el patrón de comportamientos e intereses. Este espectro no reconoce fronteras, género, sexo, color, religión ni ninguna otra diferencia.

El cuadro clínico de los TEA aparece como una influencia de múltiples factores, incluyendo el genético, pero en la mayoría de los casos aún no se ha logrado identificar una única causa que explique su origen.

Afecta la forma en que las personas piensan, sienten, se comunican, se relacionan y procesan la información.

En la actualidad, el síndrome de Asperger es considerado también una manifestación leve dentro de los trastornos del espectro autista.

Si bien no hay estudios que reflejen cifras exactas, en la Argentina se considera que el autismo, como sucede en el resto del planeta, afecta a 1 de cada 68 nacimientos. Esto nos haría suponer que en el Partido de General Pueyrredón, alrededor de 10000 personas padecerían de TEA.

Hasta ahora, según las estadísticas, se daba con mayor frecuencia en el sexo masculino que en el femenino (4:1), pero esta tendencia está cambiando, sobre todo, en los cuadros de Asperger femenino.

Aunque existen muchas teorías, aún no se conoce con precisión qué causa el autismo y por qué, año tras año, la población mundial aumenta.

El diagnóstico precoz y la atención temprana son factores decisivos en el desarrollo de las niñas, niños, adolescentes y adultos con TEA.

Los diagnósticos pueden ser difíciles de realizar debido a que no existen estudios médicos, como un análisis de sangre, que permita detectarlo de forma inmediata y determinante.

En la actualidad, con una evaluación diagnóstica adecuada y un inicio temprano del tratamiento muchos síntomas del autismo pueden reducirse, mejorando notoriamente la calidad de vida de la persona con TEA y la de su familia. Las últimas investigaciones indican que una intervención temprana en un entorno familiar, terapéutico y educativo apropiado, puede traer aparejado mejoras significativas para muchas personas con trastornos del espectro autista.

La colaboración de los colegios podría ser de gran ayuda. La mayoría de los docentes desconoce y no reconoce a un chico con rasgos suaves de TEA/Asperger. Sería deseable que la totalidad de los centros educativos tuviera sus puertas abiertas a charlas anuales que facilitaran, en especial a los docentes, las herramientas adecuadas para identificarlos.

De esta forma, se evitaría que estos chicos vivieran una infancia y adolescencia de amargo o dramático recuerdo. La falta de información suele hacer que sus compañeros y profesores se pierdan en su mundo, que es el mismo de todos y, de un modo u otro, terminen apartándoles.

En las familias, tampoco es fácil apreciar cuando alguno/a de sus integrantes está desarrollando alguna condición dentro del espectro TEA /Asperger.

Los niños con TEA no viven ni están en otro mundo. Su mundo es el mismo que el del resto de la humanidad pero, a veces, puede que necesiten de ciertos apoyos para superar los desafíos que les colocan en un rincón de la vida. Algunas de las características o “señales de alarma” pueden ser difíciles de comprender y detectar cuando se desconoce esta condición, o se tienen preconceptos negativos sobre el autismo.

Si bien la detección a tiempo es imprescindible para el desarrollo de los niños con TEA, es necesaria una correcta estimulación y contención.

Hay familias que quedan desamparadas al no contar con obra social y no poder brindarles un tratamiento a sus hijos.

Creemos que el estado no puede permanecer indiferente y debe brindar una herramienta de contención para todos aquellos niños con TEA y cuyas familias no puedan costear un tratamiento.

Sin perjuicio de que funciona en nuestra ciudad la institución “Cruzando Fronteras”, creemos que debemos brindar una respuesta desde el estado municipal.

Dejanos tu comentario